EL NÁUTICO RODEIRA VUELVE DEL MUNDIAL CON SABOR AGRIDULCE

La cita mundialista estuvo marcada por las duras condiciones meteorológicas. Las tres tripulaciones canguesas vieron muy limitadas sus aspiraciones al no lograr meterse en el grupo oro en la fase de clasificación.

El equipo de regatas del Náutico Rodeira ya está de regreso de su participación en el Campeonato del Mundo de la clase vaurien. Desde el pasado 23 de julio las tres tripulaciones canguesas desplazadas por el club cangués estuvieron compitiendo en la localidad holandesa de Sneek. Después de los primeros días dedicados a la medición del material y a la puesta a punto, comenzó la celebración de las primeras mangas, realizandose una primera fase de clasificación tras la cual se dividiría la flota en dos grupos, el oro y el plata. Las canguesas lo tuvieron difícil, a su juventud hubo que sumar las duras condiciones de viento lo que provocó volcadas, roturas de material e incluso la lesión de una de las tripulantes que al final pudo ser sustituída por un regatista local. Al final no pudo ser y las de Rodeira tuvieron que continuar compitiendo el resto del campeonato en el grupo plata.

                                    

Pese a todo, las gallegas no se vinieron a bajo y lograron invertir la tendecia, yendo en lo siguiente de menos a más. En este sentido ha sido muy destacable el papel realizado por el The Watching Man de Cristina González, que supo adaptarse ha su nuevo tripulante cerrando unos excelentes parciales que la llevaron a escalar en la general hasta la 5ª plaza del plata. Sus compañeras de grímpola Silvia Chamosa y Rosalía Paredes (Plásticos Carrera), que fueron las que estuvieron más cerca de meterse en el grupo oro, lograron también colocarse en la cabeza de su grupo terminando 9ª posición en la general (6 femenina y 10 juvenil). El Revi de Carmen Cabanelas y Ana García fue sin duda el principal damnificado de las condiciones meteorológicas ya que pertenecían al grupo de tripulaciones más ligeras de la flota. Esto les limitó mucho a la hora de competir llegando a no poder salir una de las jornadas debido a los más de 20 nudos de viento que había el campo de regatas con picos que superaban de largo los 30 nudos, terminando 25ª de su grupo ( 12ª femeninas y 15 juveniles).

“Las chicas han trabajado mucho todo el año y probablemente ese trabajo no ha podido verse reflejado en esta regata” explica el técnico cangués Andrés Jiménez. “Han sido condiciones muy duras, incluso para las tripulaciones más veteranas con varios mundiales a sus espaldas” añade. “Creo que lo importante ha sido la actitud de lucha que han mostrado durante todos los días, saliendo cada día a navegar como si fuese el primero y tratando de dar lo mejor de sí mismas en el agua, lo que ha ayudado sin duda a mejorar nuestros parciales hasta el final del campeonato” declara.

El equipo regresa a España mañana, aunque sus embarcaciones no llegarán hasta la semana que viene. Ahora el equipo se tomará un par de semanas de descanso antes de comenzar a preparar la “XXXIV Regata Festas do Cristo”, regata que será clasificatoria para el ranking gallego y que suele cerrar la temporada estival con la participación de las mejores tripulaciones de la clase.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer